Las empresas depredadoras y lxs empleadxs furiosxs

Esta es una historia real. El cuento de la furia fundamentada, explicada. A ratos puede tener tintes de ficción, porque la realidad siempre desafía a los cuentos inventados. No se si todos conocéis la situación laboral en España. Es la que yo conozco mejor puesto que llevo viviendo en ese país desde que nací, con un par de periodos fuera.

Creo que en territorio español conseguir un trabajo se convierte a veces en una gymkhana, un juego cansino y asqueroso en que has de demostrar una y otra vez que mereces la pena. Las empresas suelen crear situaciones competitivas para lograr empleados. Y los empleados tienen que sentirse agradecidos cuando una empresa, OH, los elige.

Me ha pasado con una ONG internacional, cuando tuve que pasar pruebas de selección interminables durante dos días (16 horas en total), solamente para captar socios y socias a pie de calle. Me ha pasado en un museo público de los más importantes de Andalucía, donde siendo responsable de exposición ganaba 4,80 euros la hora trabajando de martes a domingo. Me ha pasado cuando en otra empresa me obligaron a hacerme autónoma, tras haber pasado meses trabajando sin contrato. Me ha pasado en una empresa de formación que me pagaba miseria por crear contenido intelectual que en ningún caso revertiría en mí, puesto que no tenía propiedad alguna sobre aquello que escribía.

Y ahora me ha vuelto a ocurrir, a una escala un poco más grande. Habiendo pasado dos entrevistas intensas con una empresa de formación, y estando yo en Islandia. Cuando me comunican que me han cogido para el trabajo, yo solicito dos días para reflexionar, puesto que decir que si supondría dejar mi vida en Reykjavík para irme a vivir a Cataluña.

Pues bien, la misma mañana en que despierto temprano para hacerme un café y tomar una decisión, después de llevar una semana en un estado de inquietud considerable, me encuentro un mail que con buenrollismo barato me dice que están reorganizando el departamento y que sienten comunicarme que han cerrado el proceso de selección.

Es decir, que la empresa se pasa por el forro de los cojones mi situación, lo que para mi supone tomar tamaña decisión, y me escribe un mail para decirme que, oye, que ya no. El nivel de falta de humanidad de las empresas no deja de sorprenderme. Detrás de ellas siempre hay personas, pero la maquinaria funciona tan tan bien que incluso estas personas pueden olvidar que lo son y verse engullidas por la matemática.

Eso sí, la empresa cerraba su correo electrónico así:

Te lo digo cuanto antes para que así no tonemos una decisión rápida y equivocada.

Siento mucho comunicarte esto y espero que en un futuro podamos retomar este proceso.

Un saludo y gracias por la confianza en xxxxxxxxxxx 🙂

¿Veis, como yo, la potencia de esa sonrisa? 🙂 ¿Veis, como yo, la barbaridad que transmiten esos dos puntos con un maldito paréntesis final? Las empresas salen a cazar. Por el camino despedazan, dejan heridos, desmiembran, arrancan miembros. Y luego eligen a una persona, muy afortunada, para pasar a formar parte de un gran equipo de profesionales.

Me cansé de que me toquen el coño. Me cansé de que me utilicen. Me cansé de las empresas con magnífica presencia en redes sociales. Me harté del juego del capitalismo feroz. Estoy hasta el mismo potorro de que mi curriculum determine a qué puedo y no puedo optar. Hasta el alma de engrosarlo para que empresas sigan lucrándose con mi potencial.

Hasta el coño de los cursos para aumentar mi empleabilidad. Yo no tengo que aumentar nada, yo ya he hecho mi parte, ahora es el estado el que tiene que proteger mi futuro, imponiendo a las empresas una serie de condiciones que salvaguarden el respeto a sus empleados. Y la magia de emprender es otra basura. Emprende, claro, atrévete, no tengas miedo a soñar con algo más, pero déjate la vida, los ahorros y la salud mental por el camino.

Empresas solventes del mundo, podéis iros a la mierda 🙂

Y no volváis 🙂

🙂

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s