Cómo salir de un huracán de baja autoestima en tres pasos

Hace más de un año que vengo peleando con una extraña falta de autoestima con respecto a mi propio cuerpo. Aunque toda la vida, como tantas personas, he tenido que lidiar con mis defectos de diversas maneras, este último año ha sido especialmente costoso. Será la edad, será el paso del tiempo, serán los episodios abusivos a los que me enfrenté en estos últimos dos años. El caso es que me cuesta gustarme, más que nunca. Y no se trata de mi cuerpo, ni de sus cambios. No es mi apariencia lo que falla, eso lo tengo claro. La problemática está en mi cabeza. Los comentarios me hieren más y no consigo encontrar la ropa en la que me siento cómoda. Muchos días, me cuesta mirarme al espejo con calma y corazón contento.

Y me encuentro en el camino de volver a aceptarme y quererme. Es un trabajo a tiempo completo. A veces da resultados, y a veces no, pero me apetecía compartir aquí algunas de las cosas que personalmente me ayudan a disfrutar de un ciclón de buena autoestima.

  1. Dedicar tiempo al cuerpo

Trabajamos mucho, dedicamos mucho tiempo a otres, tenemos responsabilidades ineludibles, tiempos y horarios asfixiantes. Vivimos de prisa, tanto que a veces nos olvidamos de parar, quitarnos la ropa y simplemente estar. No se trata de ponerse una mascarilla e ir por tu casa con rulos y las uñas pintadas (que, si te apetece, también). Se trata más bien de ser capaces de bajar el ritmo y dedicarnos solamente a ser cuerpo en el momento presente. Poner música, encender una vela, tumbarse en la cama sin ropa. Bailar un poco enfrente del espejo con las tetas o los huevos saltarines. Sin necesidad de erotizar (que, si te apetece, también).

A mi me gusta, por ejemplo, pasar una mañana o una tarde entera en bragas por mi casa. (Nótese que en casa es muy raro que yo lleve ropa interior…). La clave está en que pongas tu carne en el centro de tu actividad. Que todo lo que experimentes o hagas tenga muy presente tu corporalidad. Puedes darte una ducha y exfoliarte los brazos, puedes llenar la bañera y darte un baño de espuma mientras escuchas el último disco de Slipknot, puedes poner a Mozart para darte abrazos a ti misme en la cama, recorrer tus contornos, saborearte y, si te apetece, regalarte un orgasmo.

Solamente, pon tu cuerpo en escena. Pasado un rato lo verás con otra luz, lo mirarás con otros ojos. Y finalmente, observarás atónitx que tu cuerpo es bello, que está muy vivo y que le encanta existir y ser soporte y materia de tu vitalidad.

  1. Autorretratarse

Puede que os empecéis a dar cuenta de que soy bastante fan del quitarse la ropa y del echarse fotos porque sí. Para ponerlo en palabras finas, defiendo el nudismo y el autorretrato como resistencias y posibles armas contra los estereotipos estéticos que tanto nos presionan.

Si otros ojos nos miran, la cosa puede salir bien pero también estrepitosamente mal. Una forma de conseguir “vernos” desde fuera pero poniendo nuestro deseo en juego está en el autorretratarnos. Unos los llamarán selfies, pero se puede ir más allá. Usar un temporizador, una cámara de mejor calidad, elegir la luz, ambientar el cuadro para la fotografía. Escoger la ropa, nuestra pose, sonreír o estar serias… el caso es que sintamos que tenemos control sobre la imagen que estamos produciendo.

Una vez realizadas las fotos, es muy gratificante sentarse a mirarlas. Tratarlas o no, recortar, pegar, modular la luz, sombrear…

Yo hice esto de manera “seria” para participar en un proyecto del que ya hablé en otro post en este blog y la verdad es que fue una experiencia genial, que me empoderó y me confrontó con mi cuerpo de un modo nunca antes explorado. Si os apeteciera formar parte del proyecto, escribidme para que pueda contaros más (porque además existen algunos beneficios en caso de que se llegue a él a través de una persona que ya ha participado).

  1. Ser feminista

Para terminar, me gustaría cerrar con el más radical de todos los ejercicios: abrazar el feminismo, comenzar a leer, preguntar, investigar, visitar asambleas, participar en cosas, etc. Aquí no me refiero a mirar el instagram de no se qué modelo body positive feminista. Con ser feminista con respecto a nuestro cuerpo me refiero a atreverte a mirar detrás de ti para cuestionar todo lo que te rodea. No en plan “todo es una mierda” (que, si te apetece, también) si no en plan: esto que siento y experimento no me pasa a mi sola.

Este rechazo que a veces siento por mi propio cuerpo y muchas de sus particularidades es algo que experimentan muchas personas. Es algo político, doloroso, compartido.

Con ser feminista me refiero aquí simplemente a que seamos capaces de ver más allá para entender que la mierda que nos comemos cada día forma parte de un monstruo bien feo que se llama patriarcado (el capitalismo es su perfecto maridito) y que, de no ser por el feminismo, nos jodería aún más la vida.

Así que, por favor, recordemos que lo que a veces sentimos con respecto a nuestros cuerpos no se genera en las mitocondrias de nuestras células. Todas y cada una de las putas células que componen esto que es nuestro cuerpo son feministas combativas que no dejan de trabajar para tenernos vivas, capaces de sentir cada ráfaga de viento, cada sabor que mancha nuestra papilas gustativas, cada piel que roza la nuestra, cada color de cada maldito atardecer.

El problema está fuera. Nosotres solo somos un conjunto de partículas vibrantes que juntas conforman un cuerpo . Un cuerpo en todo caso maravilloso porque está listo para vivir y, sobre todo, para disfrutar.

 

*La foto de cabecera es un autorretrato de hace un año. Formó parte de las fotos que envié al proyecto I shot myself.

Un comentario

  1. Me gustó. Y lo del ejercicio de tomarse fotos es interesante. Aunque el punto #3 es mas complicado desde el punto de vista masculino, es decir, que es el feminismo? Y como un hombre puede ajustarse / participar en esa definición de feminismo. Interesante el proyecto, gracias por compartir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s