El maldito inglés

Qué agobio con el inglés.

Que si sácate el B2, que si tienes que mejorar tu pronunciación, que si prueba a leer novelas escritas en inglés…

La omnipresencia de este idioma se me antoja cada vez más orquestada. A mi, que lo uso diariamente para entenderme con islandeses y gente de todo el mundo en Reykjavík, se me sigue resistiendo. Hay palabras que no consigo memorizar, aunque me las haya intentado meter en la mollera incontables veces. Continúo pronunciando mal algunas palabras tramposas que siempre me hacen quedar mal, como paleta.

Hay días en que me fluye. Me monto unas frases que ni Shakespeare vamos. Todo bien construidas, con palabras rimbombantes y alucinantes que me dejan a cuadros incluso a mi. ¡¿Dónde he aprendido esta mierda?!

Pero hay otros momentos en que una bruma se instala en mi cerebro o un mazapán en mi boca, y empiezo a decir gilipolleces sin posible traducción. Nadie consigue entenderme y yo estoy ahí, repitiendo una y otra vez el sinsentido que mi mente ha creado…

Me repiten mucho que escriba en inglés. Julia, me encantaría leer algo de lo que escribes. ¿Por qué no te animas a escribir en inglés? Algunes incluso me comentan que se ponen a copiar y pegar en el traductor de google mis textos. Me imagino la masacre que la herramienta demoníaca hará con mis palabras. Me hará parecer drogada escribiendo, combinando palabras como un mono jugando con unapalabrados. Prefiero ni pensarlo.

En la universidad también escuchaba eso de escribe en inglés, publica en inglés, si no nadie te leerá.

Bueno bueno bueno paremos el carro un momento.

El inglés es un maldito idioma más, no el idioma del entendimiento universal. Saber hablarlo leerlo o escribirlo no te abre las puertas del cielo.

La omnipresencia de esta lengua me parece más un obstáculo que una maravilla. Aunque está claro que es cómodo y bonito poder entendernos en la misma lengua, también hace falta decir que joder ya con el puto inglés.

Basta ya de pretender que todo el mundo lo hable. Basta ya de que el conocimiento sea más válido más universal más propenso a ser leído si está escrito en la dichosa lengua inglesa.

Existe la figura genial del traductor o la traductora, y esa profesión si que se me antoja fascinante. Potenciar la capacidad de las lenguas para entenderse entre ellas, eso si es magia y conocimiento.

Tesis escritas en lenguas casi muertas, para su resurrección. Periódicos escritos en lenguas minúsculas, para mantenerlas. Mis artículos escritos en español, con sus expresiones andaluzas y granaínas aderezando cada línea de texto.

Basta ya con el puto inglés. Apréndelo si te apetece, si lo necesitas. Y si no, usa tus manos y tu inacabable capacidad expresiva para entenderte con la gente cuando viajas. No hace falta más que la disposición y la apertura para aceptar la diferencia y entenderse de mil modos. Abre las orejas y sobre todo los ojos. Y que le den al puto inglés, porque hay mucho clasismo y privilegio detrás de esa pretensión de que lo hable todo el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s