virile

Confinamiento, masculinidad y grietas

No tengo ganas de escribir. Anoche me quité twitter del móvil. Ya no me preocupa dedicarme a hacer algo productivo estos días. 

Observo perpleja lo que nos está pasando a todes y un nubarrón de pensamientos me impide la visión cercana. Siento como si estuviera desarrollando super visión, de esa que atraviesa paredes y tiempos para viajar a lugares lejanos y a tiempos futuros. Pero me di cuenta, ayer, de que me estoy cegando a la realidad del aquí y el ahora. Y esta es: que estoy en casa de mi padre y mi madre con mi novio pasando la cuarentena.

Quizás porque, lo quiera o no, sea un privilegio o no, me agobia esta situación… quizás es por este mogollón de emociones que me he quedado seca creativamente.

Anoche le pedí a mi padre que nos preparase unos gintonics, por aquello de conectar con alguna reminiscencia de lo que estereotípicamente significaba que fuera viernes. Bailamos Ladilla Rusa en la cocina, casi en pijama, mientras mi madre miraba anodada. Luego R puso algunos clásicos. Ahí mi madre se levantó del sofá y, pisando con seguridad sobre sus zapatillas de estar por casa, empezó a dibujar figuras geométricas invisibles en el aire con sus manos. Siempre me encantó ese modo de bailar tan suyo.

Llegó mi turno. Y escogí The Blaze. En caso de que no hayáis visto ningún vídeo suyo os recomiendo ver por este orden: Territory, Heaven y Virile. Una vez que los hayáis visto, si es que os apetece, volved aquí conmigo.

Les relaté lo poco que se del dúo de origen argelino afincado en parís y sin más comenzamos a ver sus vídeos con el volumen de la televisión muy alto. Hay algo de melancólico en su frecuencia, hay mucho de nostálgico.

La primera vez que los escuché, lo recuerdo perfectamente, me parecieron ridículos. Esas voces chillonas, esos ritmos de discoteca cutre de los 2000. Sus chándales y cuerpos, tan masculinos.

Mi padre, en el segundo vídeo, Heaven, saltó: es un canto a la vida, a la tierra, al estar vivos.

El aire se estaba volviendo espeso en torno a nosotres. Porque efectivamente los vídeos de The Blaze son un canto a la diversidad, al ímpetu, a la energía oculta, olvidada y desconocida que mueve el mundo.

Tras una semana de confinamiento, ver estos vídeos con su música extremadamente alta, supone tomar aire, retenerlo, y soltarlo gritando. Justo porque recuerdan de una manera tan explícita cuál es la belleza de estar vivx: correr por un prado, bailar con un hijo en brazos, besar a una madre, abrazar a un padre, ver el atardecer fumando petas con tus amigos.

Por fin llegó Virile. Me lo guardé para el final porque contiene el giro argumental que más disfruto: dos tíos, amigos, conocidos, primos o amantes, bailando e intimando de un modo que generalmente no se muestra ante nuestros ojos. Este vídeo es un documento en defensa de otras masculinidades. Porque la agresividad que desprenden encierra también pasión, comprensión, amor. Porque los cuerpos no están envarados, ni poseídos por una postura rígida, sin grietas.

Ambos bailan como si nadie los estuviera mirando. Por eso todes quedamos petrificados ante el espíritu que los invade. Y ocurre: te contagia. Y en este vídeo, los dos observan la ciudad desde la ventana de un alto edificio. Están confinados y aún así están viajando. Abren una grieta en el espacio-tiempo patriarcal; lo hacen bailando, riendo, cantando, amando.

La masculinidad tiene infinitas grietas. No es un material incorrompible. Al contrario, es algo viscosamente maleable. Quizás el confinamiento traiga con él hombres menos asustados al amar, con ansias de cuidar.

Todo esto es una supina tontería, pero es lo único que hasta ahora mi cabeza ha podido orquestar. Algo con-sin sentido.

Esta noche bailaré otras canciones y quizás nuevas ideas vengan a pasearse por mi mente. Os contaré. Y haré de este blog mi diario de cuarentena, como Anne F. usó el suyo para contar a Kitty todo lo que -le- estaba sucediendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s